Tarta de primavera con chocolate

Esta entrada se la quiero dedicar a una persona muy, muy especial para mí. Se trata de mi comadre Eva. Esta semana ha sido su cumple y no lo he podido celebrar con ella porque vive en Andorra, pero quiero que sepa que está siempre presente en mis pensamientos. Eva es una gran mujer y la mejor amiga. Y por si fuera poco ha dejado de fumar… Y eso se merece una tarta de chocolate, que yo sé que a ella le encantaría porque es muy chocolatera. No te preocupes Comadre que en cuánto nos veamos te la preparo. O sea que le he hecho una tarta de primavera con chocolate.

Ha sido bastante fácil de hacer, la base la he hecho con masa quebrada. En este caso la he hecho yo pero si alguién se anima a hacerla y no se quiere liar con la masa la puede comprar refrigerada. Pero la verdad, es una masa muy fácil de hacer y mucho más buena que la comprada. 
Tarta de primavera con chocolate
Ingredientes:
Para la masa quebrada
140 gr de mantequilla (Temperatura ambiente)
100 gr azúcar
1 huevo (Temperatura ambiente)
200 gr de harina
1 cucharadita de extracto de vainilla
Para la ganache
150 gr de chocolate para fundir 
20 cl de nata
50 gr de nueces troceadas
Preparación:
Con la batidora trabajamos la mantequilla y el azúcar hasta que quede una masa cremosa. Añadimos el huevo y lo mezclamos en un bol que resulte cómodo trabajar con la harina. A continuación le ponemos en varias veces la harina tamizada y el extracto de vainilla. Por último añadimos el huevo. La textura de la masa debe ser blanda y ligeramente pegajosa. Hacemos una bola con la masa y la envolvemos en papel film y la reservamos en la nevera al menos media hora. 
Mientras tanto preparamos la ganache de chocolate y nueces. Fundimos el chocolate en el microondas, de treinta en treinta segundos. Depende del chocolate, yo he repetido esta operación cuatro o cinco veces. Podemos ayudar un poco en el proceso moviéndolo un poco con la lengua de goma. Al chocolate fundido le añadimos la nata y las nueces y removemos bien, que quede todo bien unificado.
Volvemos a la masa quebrada. La estiramos en el mármol y la ponemos en un molde de 22 cm engrasado. Pinchamos el fondo con un tenedor y le ponemos por encima papel sulfurizado y las alubias o garbanzos que utilizamos para el horno para que haga peso y no suba la masa. 
Lo metemos en el horno a 180ºC aprox. durante veinte minutos. 
Una vez pasado ese tiempo lo desmoldamos, y lo dejamos enfriar. Una vez esté fría la masa le vertemos la ganache, que si se ha enfriado demasiado le damos un toque de micro para que se desenganche de las paredes del bol. 
Ahora ya es sólo cuestión de esperar, puede cuajar a temperatura ambiente, pero si vamos cortos de tiempo lo podemos meter en la nevera y irá más ligero. ¿A que es muy sencillita la receta? Y está muy, muy rica. 
Comadre, va por ti!!!
Anuncios

Huevos rellenos de atún

Hoy os voy a presentar lo que hemos cenado hoy en casa. Es una receta muy sencillita, de la que además hay montones de variantes. Se trata de huevos rellenos. Yo los hago de dos formas distintas. Una, la que os voy a detallar más abajo, la otra en vez de con salsa de tomate con un lecho de lechuguita y alguna olivilla. A mi family les pirran.

Cenando me ha comentado mi padre, que ha cenado con nosotros, que también están muy ricos los huevos rellenos con mayonesa, la verdad es que sí, yo los he probado, pero a mí me da la sensación que debe de engordar muchisísimo y sólo de pensarlo ya me engordo. De hecho, los hago normalmente con la lechuga porque pienso que serán más ligeros. ¿Vosotros que opináis?
Vamos a por la receta.

Huevos rellenos


Ingredientes para cuatro personas:
8 Huevos grandes
1 Cebolla grande
2 Latas de atún
1 Kg de tomate triturado
2 Ajos
Azúcar (al gusto)
Sal
Nuez moscada
Orégano
Aceite de oliva

Preparación:
Yo siempre empiezo por sacar de la nevera los huevos un ratillo antes de ponerlos a cocer. Pasamos a cocer los huevos unos 10-12 minutos.
Mientras se cuecen podemos pelar y cortar la cebollla, bien picadita. Y después la freímos en una sartén con un poco de aceite. Cuando está pasando de transparente a doradita la reservamos en un plato hondo.

Podemos aprovechar esa misma sartén para sofreir el aceite. Añadimos un chorreón de aceite de oliva, no demasiado y ponemos un par de ajos y los freímos. A nosotros no gustan y los dejamos en el tomate, a quién no le gusten que los retiren pero así aromatiza un poco el tomate. Al tomate le añadimos la sal al gusto, dos o tres cucharadas de azúcar (pero vaya al gusto también), un poco de orégano y ralladura de nuez moscada (poquita que es bastante fuerte). El tomate necesita bastante tiempo de cocción para que vaya perdiendo el agua y la acidez. Es cuestión de ir probándolo. Hoy yo lo he tenido al menos una hora y cuarto. Se puede retirar antes, pero entonces no está tan bueno.
Volvemos a los huevos que se suponen hervidos. Les retiramos las cáscaras y los partimos por la mitad. A tres cuartos del total le quitamos las yemas y las ponemos en el plato hondo de la cebolla y los desmenuzamos. El resto de yema lo reservamos.
Mezclamos el contenido del plato hondo, cebolla y yemas desmenuzadas, y finalmente añadimos el atún que en el caso de ser en aceite yo se lo retiro. Cuando esté todo bien mezclado le añadimos un poco de sal y ya podemos rellenar las mitades de huevo.
Para presentar el plato como veis en la foto he puesto tomate en el fondo, encima los huevos y por último he espolvoreado el cuarto de yemas que teníamos reservadas.
Ah! Y por cierto está bueno tanto si el tomate se sirve caliente o frío, dependiendo de la época del año.
Espero que os haya gustado.


Deconstrucción de unos muffins y creación de cake pops

No os pasado nunca que al cocinar algo y darlo a probar te pongan esa cara de… “PERO QUE ES ESTO!!!”Pués a mí sí!  Eso me pasó el pasado viernes. Les hice unos muffins de arándanos a mis chicas de hockey y las pobres pusieron una cara…

Que había fallado?? Pues muy sencillo, no les puse azúcar (bueno un poquito si tenían pero no suficiente) y los arándanos estaban super ácidos. Total que una cosa sumada a la otra hizo que aquello, que tenía tan buena pinta fuese incomible.

Buena pinta tienen, verdad? La cuestión es que me pasé toda la tarde un poco avergonzada, ya que las chicas pensarían que soy un desastre y estuve pensando la forma de quitarme esa fama que me estaba ganando a pulso.
Por fín tenía la solución!!! Unos cake pops!! Recordé haberlos visto en el blog de la Grandísima sugarmur.com, y allí que me fuí a consultar la receta y la adapté a lo que tenía en casa.
Menos mal que tuve la ayuda de mi peque Isolda que fue quién le puso las bolitas como podréis observar.

Cuando llegué al partido el sábado por la mañana, que por cierto empatamos y los niños se esforzaron un montón, lo hice con mi tupper de cake pops y mi neverita para que no se deshiciera el chocolate. Y las dí a probar a los papis que había por allí.  Por fín ví caras de… Esto es otra cosa!! Pues no es tan desastre Esther…
Así que dada la experiencia no me apetece demasiado poneros la receta de los muffins. Lo haré cuando me salgan en condiciones y sí que os pondré la de los cake pops.

Cake Pops
Ingredientes:
Muffins de arándanos sositos (En vuestro caso pueden ser recortes o restos de bizcocho, magdalenas, melindros…)
200 gr de chocolate de fundir
La mitad del peso de los muffins o bizcocho de queso cremoso 
50gr de Nutella 
20 ml de nata para montar
Azúcar ( No haría falta si se la hubiese puesto a los muffins!!)
Bolitas de colores y fideos de colores de Vahiné.
Palitos de piruleta 
Preparación:
Lo primero es desmenuzar los muffins, tiene que quedar lo más fino posible, tipo pan rallado. Añadimos a esto el queso cremoso y la Nutella y lo amasamos con las manos hasta que esté bien mezclado. Una vez mezclado hacemos una bola con la masa y la envolvemos en papel film y lo dejamos en el frigo durante al menos treinta minutos. Mientras tanto podemos fundir el chocolate. Yo lo hice en el microondas de treinta en treinta segundos y le añadí un poco de nata para montar, o sea que hice un ganache de chocolate. 
Una vez pasados los treinta minutos podemos empezar a preparar las bolitas. Como os dije el otro día con las albóndigas tengo tendencia a empezar haciéndolas pequeñas y cada vez más grandes. Con esta receta no podemos permitírnoslo ya que sino pesa demasiado en el palito. 
También hay un truquito para que aguante mejor la bola en el palo, y es mojar la punta del palito (hay que cosas…) en el chocolate y luego clavarlo en la bolita, así se adhiere mejor… (No me extraña)
Cuando ya hemos clavado los palos pasamos a cubrir la bola con el ganache de chocolate. Isolda y yo lo hicimos con una espátula, supongo que se podría hacer “por inmersión” pero me pareció más arriesgado.  Y después le pusimos las bolitas de colores. Eso lo hizo Isolda, ella solita. Ahora no os puede explicar como lo hizo, está en el cole. Pero creo que arrastró las bolas chocolateadas por las bolitas de colores. 
Las pusimos ya acabadas en una bandeja de horno y las metimos en la nevera para que el choco quedase durito. 
Las bolitas de colores que les pusimos no me parecen las más apropiadas para estos cake pops, pero eran las que teníamos en casa, os recomiendo fideos. 
Bon profit!!

Las albóndigas de mi primo

Hoy os voy a enseñar las albóndigas que comimos ayer y la verdad estaban ricas, ricas. Hasta hace poco siempre las hacía con tomate, y estaban muy buenas pero al ponerle a la masa de la carne ajo se nos hacían después muy pesadas y las aborrecí un poquito. Hemos estado bastante tiempo sin comerlas, pero el otro día me acordé de una receta que hace mi primo Emilio y que están muy buenas. Se trata de albóndigas con salsa de cebolla. En realidad la que yo he hecho es mi versión de su receta ya que no sé exactamente como las hace él, pero bueno la salsa era de cebolla y éstas también!

Albóndigas con salsa de cebolla

Ingredientes para cuatro personas:

1kg. de Carne picada de ternera
3 cebollas medianas
1 huevo
Pan rallado
Leche
Perejil
Cava
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

En primer lugar tenemos que hacer la masa de las albóndigas. En un bol poner la carne picada, el huevo, un chorreón de leche, un poco de perejil, una pizca de sal y espolvorear por encima pan rallado. Yo no le pongo mucho sino quedan demasiado compactas la bolas y no me hace gracia.  Una vez está todo en el bol lo mezclamos todo con un tenedor y cuando esté bien mezclado comenzamos a hacer las bolas.
Esto ya es a gustos más grandes o más pequeñas. Yo siempre empiezo haciéndolas pequeñas y a medida que avanzo cada vez más grandes…

Cuando tenemos las bolitas hechas las pasamos por pan rallado y las freímos en una sartén con aceite. No me gusta hacerlas mucho, simplemente las sello. Después hervirán con la salsa.
Ahora empezamos con la salsa. Cortamos la cebolla, no hace falta cortarla muy pequeña ya que luego la vamos a pasar por la batidora. Una vez cortada la ponemos en la sartén con aceite y la freímos hasta que esté bien doradita. En este momento añadimos el cava. Yo siempre lo hago bastante a ojillo, ayer le puse un cuarto de botella. Lo dejamos hervir para que se evapore bien el alcohol, unos 20 minutos más o menos. Pasado este tiempo vertemos la cebolla con el cava en el vaso de la batidora y lo pasamos bien fino. Y lo ponemos en una olla con las albóndigas. Cuando ya está todo junto le suelo añadir un poco de agua y lo dejamos hervir unos 20 minutos más y listo.
Ayer lo acompañé con unas patatillas fritas que nos encantan y que comemos muy poquitas veces. Espero que os haya gustado, ahora me voy a hockey a madrear un poquito con mis amigas mientras que mi hijo entrena. Bon profit!!

Quiche con beicon y puerros

Os preguntareis porque he escogido este nombre que en realidad es un poco malsonante, no?? El culpable es mi marido, el tiene la teoría que cuando dos madres nos juntamos fundamentalmente lo que hacemos es “madrear”, o sea, hablar de nuestros adorables retoños. La verdad es que cuando me lo dijo me hizo mucha gracia la expresión y la he adoptado ya que no creo que pueda evitar el madrear también aquí de vez en cuando.
Hoy si que traigo una recetilla. La tenía pensada para el domingo por la noche ya que tenía una visita por la tarde y pensé que si se alargaba podía estar por los invitados sin preocuparme de la cocina. Finalmente no se quedaron a cenar ya que me olvidé de comprar los huevos y fueron muy correctos y se fueron enseguida.
Total que la hice ayer para cenar. No pensaba publicarla ya que ví que Loreto de www.saboresdecolores.com también había hecho una, precisamente ayer que la citaba yo en mi primera entrada…, pero luego he pensado que quizás el destino ha querido que así sea ya que como expliqué ayer ella fue quién sin saberlo me abrió este mundo del Blog Culinario.
Vamos allá con la receta:

Quiche con beicon y puerros







Ingredientes:
1 masa brisa
150 gr. beicon ahumado
5 Huevos
3 puerros
1 pimiento verde
150 gr. de queso emmental rallado
300 ml. de nata líquida
Aceite de oliva, nuez moscada y sal

Elaboración:
En primer lugar precalentamos el horno a 180ºC. En una bandeja de horno redonda colocamos la masa brisa  y la pinchamos con un tenedor. Le ponemos un papel de horno por encima y sobre  éste unos cuántos garbanzos para evitar que suba la masa.    Y lo metemos al horno durante 15 minutos. Después sofreimos el puerro cortado pequeño con poco aceite ya que después añadiremos el beicon y dejará algo de grasa. Añadimos el pimiento verde y poco después el beicon. Yo no espero a que las verduras esten pochadas para añadir el beicon ya que en casa nos gusta el beicon muy hecho. Cuando todo está bien dorado apartamos la sartén. Cascamos y batimos los cinco huevos, añadimos la nata, la mitad del queso, sal al gusto, una pizca de nuez moscada y el contenido de la sartén, verduras y beicon intentando evitar el aceite sobrante. Lo mezclamos todo.
Cuando esté la masa fuera del horno retiramos el papel y los garbanzos (Yo los guardo de una vez para otra) y vertemos nuestra mezcla. Espolvorear el queso rallado restante y volver a meter al horno a 200ºC unos quince minutos, y dependiendo del horno, si no se ha dorado la superficie añadir unos minutos con el grill hasta que coja color la superficie.

Buen provecho a todos!