Bocadillo de calamares

Whole Kitchen ha organizado un concurso de bocadillos. En cuánto me enteré decidí presentarme porque me encantan. Pero la tarea de decidir el bocata ha sido muy complicada. 
En un principio pensé en hacer algo sofisticado y elegante. Pero después de darle vueltas llegué a la conclusión que el primer bocata que publicase en el blog debía ser algo especial para mí y éste lo es. 
Y, ¿por qué  bocadillo de calamares? En primer lugar porque me encanta, es algo inusual. Pero la combinación del pan con los calamares me parece deliciosa. Además me gustan así solitos, sin nada más. En Madrid en algunos sitios los acompañan con otras cositas como mayonesa, lechuga, tomate… Yo lo quiero así sencillito pero delicioso. 
Otro motivo importante es que me trae grandes recuerdos. Yo soy madrileña, y no os lo he dicho pero es típico de Madrid. Muy pequeñita me vine a vivir a Barcelona, o sea, que  soy catalano-madrileña (si es que se puede??) Cuando de pequeña volvía a Madrid de vacaciones al pasar por las calles del centro siempre olía a calamares y ese olor me recuerda a la infancia. 
Unos cuántos años después, Xavi se fue allí a estudiar y yo cogí mi maletita y me planté en los madriles a vivir unos años maravillosos. El primer año vivimos en la calle Esparteros, o sea centro, centro. Nuestro piso daba a un patio interior que siempre olía a calamares. Cuando estaba allí no me hacía mucha gracia, pero ahora cada vez que paso por aquellas calles y huelo ese aroma, me recuerda momentos maravillosos que vivimos allí, llenos de ilusión.
Así que quizás no sea el más glamuroso de los bocadillos pero es el Mío. 
Bocadillo de calamares

Ingredientes para cuatro personas:
Cuatro panecillos blanditos
1 Kg de calamares
Aceite de oliva 
Harina 
Sal
Preparación:
Lo suyo es comprar los calamares y que en la pescadería nos los limpien y corten en anillas. Si no es posible, ya sabéis. Es un poco rollo, pero el esfuerzo vale la pena. 
Una vez limpios los secamos con un trapo limpio. Ponemos harina en una bolsa de plástico y vamos enharinando de pocos en pocos, sino se forma una pelota y no quedan bien. A la vez tendremos una sartén con aceite abundante al fuego. El fuego debe estar bien caliente para freír los calamares.Antes de meterlos en el aceite los pasamos por un colador o tamiz para que expulsen toda la harina sobrante. Debe quedar un rebozado fino.Los metemos en el aceite. A mí me gusta dejarlos hasta que empiecen a coger un color doradito, pero no demasiado ya que sino se quedan duros. 
Cuando tengamos fritos todos los calamares los repartimos por los panecillos abiertos por la mitad. 
Probadlo está muy rico!!

22 pensamientos en “Bocadillo de calamares

  1. Yo también soy de Madrid y cuando volvemos de visita, me encanta ir a la Plaza Mayor y alrededores y comerme un buen bocata de calamares (me recuerda a mis años de estudiante) A mi también me gustan sin nada más!!! Gracias por publicarlo porque es un bocadillo sencillo, cierto, pero !buenísimo!.

  2. A mi también me trae muy buenos recuerdos este bocata, en la cafetería de mi Instituto lo hacína, y siempre mi amiga y yo nos pedíamos uno en el segundo recreo (cuantos años han pasado ya). Yo creo que desde entonces no lo he vuelto a comer, y puede ser que los tenga idealizados, pero es que estaban buenísimos. Me lo apunto para rememorar aquellos años. Un beso.

  3. me has recordado mis tiempos de mili era mi bocata favorito en un bar que tenia al lado del cuartel y no fue en madrid en Tenerife je,jesuerte en el concursomiquel

  4. Hola Esther,A mi también me encanta el bocadillo de calamares y también me trae muchos recuerdos pero a mi relacionados con Zaragoza. Durante un tiempo viví allí y hay un bar "El calamar bravo" que pone unos bocadillos deliciosos. Hay siempre unas filas. Hasta que no fui allí no lo había visto nunca. Ahora que no estoy allí los hecho mucho de menos, estaban deliciosos. Tu bocadillo me los ha recordado, se ve riquísimo. Me está entrando un antojo….Un besito,Sacer

  5. ¡¡¡Cuanta razón tenéis!!! No hay madrileño que se precie que no haya tomado un bocata de calamares en la Plaza Mayor.A mí también me pilló en mi época juvenil. Nuestras primeras salidas con amigas terminaban allí, con el bocata, y después a los mesones, a por la tortillita de patatas… Allí conocimos mi amiga Pilar y yo a unos chicos marroquies, que trabajaban de camareros, Mohamed y Hassan, nuestros primeros amores pandilleros…Qué recuerdos y qué ricos los calamares tuyos. Qué bocatini más abundante. ¡¡Qué bien huele!! También es cierto que tenemos poca costumbre de hacerlos en casa ¿verdad? Y son de un socorrido …Besitos. Piti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s