Trifle de melocotón y arándanos

Espero seguir de vacaciones cuando leáis esto. Esta es una entrada programada, con el permiso del Sr. Blogger. Tengo otra cita importante con la blogosfera…

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de julio nos invita a preparar un postre clásico británico: trifle. 
Como veís el postre consiste en diferentes capas de bizcocho, frutas, crema y en mi caso mascarpone. También los hay con capas de gelatina, nata, chocolate…
En algunas recetas de trifle encontraremos el bizcocho emborrachado con cualquier licor. Yo no lo he hecho ya que tenía a mis niños a la mesa y además a mí me empalaga un poquito. 
Para mí ha sido una receta de aprovechamiento ya que he aprovechado los dos melocotones que me quedaban en la nevera, el bizcocho que tenía preparado, y bueno, ya está no he aprovechado nada más. 
Trifle de melocotón y arándanos

Ingredientes para seis raciones:
Tanto para la crema como para el bizcocho seguid los enlaces y encontrareis las dos recetas con los ingredientes que he utilizado también para esta receta. 
2 melocotones
1 cajita de arándanos
1 tarrina de mascarpone
Licor para emborrachar el bizcocho o bien alguna mermelada de frutas (En mi caso no, pero es buena idea)
Preparación: 
Una vez tenemos ya tanto el bizcocho como la crema fríos pasamos al montaje del plato, que es aconsejable hacerlo con un dos o tres horas de antelación para que los sabores se integren. 
La gracia del postre es montarlo en un recipiente transparente en el que se puedan apreciar las diferentes capas. Yo lo he hecho en una fiambrera de cristal, no sabía exactamente cuántos seríamos para comer y me ha parecido más práctico, y me ha gustado, pero si se hace en raciones individuales queda muy chulo en copas. 
En el fondo del recipiente desmenuzamos bizcocho y cubrimos el fondo. Sobre esta primera capa ponemos el mascarpone cubriendo todo el bizcocho y estirándolo de manera que cubra las paredes del recipiente. En la siguiente capa pondremos los melocotones troceados. En la siguiente, volvemos a desmenuzar bizcocho cubriendo de nuevo toda la superficie. Cubrimos esta capa de bizcocho con la crema pastelera. Bueno, no sólo la he cubierto sino que he puesto toda la crema. Una capa generosísima. 
Y por último los arándanos. 
Los que esteis a régimen, dejadlo para otro momento. Según nos explican en Whole Kitchen es típico en Inglaterra tomarlo en navidades, por algo será, no??
Hasta muy prontito!!


Anuncios

Gazpacho de yogur con pepinos

Este mes de julio los chicos de Memòries d’una cuinera nos han propuesto hacer gazpachos y salmorejos.
Como sabéis yo ando por Menorca, espero que pasándolo estupendamente y tanto este gazpachito como la entrada la hice antes de salir. No quería faltar a una cita tan importante como esta.

He de decir que yo no he comido o mejor dicho bebido gazpachos hasta este año. Todo lo que llevan me gustaba y me gusta, pero no se, creo que es el ajo, que también me gusta, pero en el gazpacho, no. Bueno, en realidad los “daños colaterales” posteriores.
En fin que no comía gazpacho. Y un día me dije: Te estás perdiendo un plato estupendo sólo por un ingrediente. Y si lo anulamos y disfrutas del resto… Y así lo hice y ahora tanto a los peques como a nosotros nos encanta.

He visto recetas maravillosas de gazpacho de cerezas, sandía, de ricos, de pobres, de almendras, al estilo de Dueñas, zanahoria, apio,  de huevas, caviar, extremeño, la estrella este verano en casa: Gazpacho de remolacha. Y esta vez me decidí por uno un tanto especial. No es rojo, ya que no lleva tomate. Pero es súper refrescante y completo.

Gazpacho de yogur con pepinos


Ingredientes para seis personas:
1 kg de pepinos
3 yogures griegos naturales sin azucarar
Unas hojas de menta
Aceite de oliva virgen
Vinagre
Sal

Preparación:
Pelamos los pepinos y cortamos en trozos. En el vaso de la batidora ponemos el pepino, unas hojas de menta y los yogures. Lo trituramos todo. Añadimos un buen chorro de aceite, vinagre y la sal. Volvemos a batirlo todo para que quede bien mezclado. Podríamos pasarlo por el chino pero me quedó muy fino y no lo vi necesario.

Lo servimos muy frío con decorando con unas hojas de menta y cebollino.

Paella

La paella. Plato estrella en muchas casas de este país y en periodo estival me temo que más todavía. Por ese motivo:
Whole kitchen  en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar un clásico de la cocina española, la Paella. 
Este es uno de mis platos preferidos pero tengo mis manías. Jamás la como fuera de casa, me refiero a restaurantes. Tengo el listón muy alto y el motivo no es otro que la paella de mi padre es la mejor del mundo, mundial!!!! Tengo que decir que mi hermana le va a la zaga y no tiene nada que envidiarle, pero la vetaranía del Maestro es un grado. 
Por este motivo, teniendo unos paelleros como los que tengo en casa yo, prácticamente ni lo intento. Hago todo tipo de arroces pero la paella la reservo para cuando me invitan a sus casas. 
El otro día hicimos una comida familiar y fue mi padre el que hizo la paella en mi casa. Incluso se trajo la olla en la que la hace. Que no es una paellera, pero le sale exquisita. 
La preparación de la receta es la redacción que me ha enviado mi padre. Me ha hecho hincapié en  que os diga que es una paella sui generis. No es valenciana, no es de marisco exclusivamente. Tampoco de verduras. Es la nuestra, la de mi familia. LA PAELLA DE MI PADRE. 
La paella de mi padre

Ingredientes para ocho personas:
1 kg de arroz 
16 gambas rojas grandes 
16 cigalas grandecitas fresquísimas
2 sepias limpias y la salsa de una de ellas
6 calamares grandes 
1/2 Kg de mejillones
1/4 almejas
1 Kg de carne magra de cerdo
3 tomates rallados
Unas hebras de azafrán
3 ajos
Unos granos de pimienta
Sal 
Aceite de oliva
Preparación (transcripción de la receta de mi padre): 
Freímos dos o tres ajos, que machacaremos en el mortero con unos granos de pimienta, el azafrán y un poco de sal.

Mientras, abrimos los mejillones y las almejas con agua salada que luego usaremos para el caldo.

Doramos la carne. Truco: Ha de quedar bien dorada, esto hará que el arroz coja un punto enganchoso. Cuando está, muevo toda la carne a la mitad derecha de la paella y en la otra mitad doro la sepia y el calamar. Cuando está lo junto todo a la derecha y en el espacio que queda doro dos o tres tomates rallados.

Luego lo juntamos todo para que se junten los sabores,ahora es el momento de poner lo del mortero disuelto con parte del caldo de los moluscos y añadimos el resto a la paella. Añadimos agua caliente y dejamos hervir hasta que todo este,casi blando, se acabara de ablandar con el arroz.

Añadimos agua caliente si ha reducido tras la cocción, corregimos de sal y cuando vuelva a hervir ponemos el arroz, la medida... Yo suelo hacer un caballón de lado a lado de la paella, que sobresalga.

Tras extender bien el arroz por todo el recipiente (no se volverá a tocar) es el momento de poner, clavándolos, los mejillones y las almejas, por último colocamos bien tapado por el caldo el marisco. Imprescindibles las gambas rojas y unas cigalas frescas.

La cocción, esto se aprende de la experiencia, pero... Fuego fuerte durante los primeros 5-10 minutos controlando que hierva igual por todos lados, yo suelo mover la paella dándole la vuelta, luego otros 5 minutos reduciendo el fuego para que hierva más por el medio. Al final fuego fuerte hasta que no quede caldo ninguno, se oiga, literalmente, crujir el arroz, y huela a quemado si acercas la nariz.

Truco. Dejar reposar 5 minutos con el fuego apagado, y tapado con un trapo de cocina limpio.

Cada paella que hagamos nos saldrá mejor que la anterior, ya que la experiencia cuenta mucho en la cocina, y con esta maravilla de plato, más...



Vamos, no hace falta decir nada más, verdad?


					

Tacitas de helado de melocotón

Hoy toca “La recepta del 15” y este mes nos han pedido helados y sorbetes. 
Me ha gustado la experiencia. Como siempre me costó decidirme por el ingrediente principal. Sólo tenía claro que lo haría de fruta, pero no cual. Me fui con mis peques a la frutería y les pregunté a ellos que fruta preferían. Extrañamente, por unanimidad eligieron “Préssecs” (melocotones en catalán) así que helado de melocotón. Y digo que extrañamente por unanimidad por que normalmente discrepan. Si les digo, ¿qué peli vamos a ver?, uno dice Transformers y la otra Kung Fu Panda 2. Si digo que os apetece cenar, Francesc dice pizza, Isolda sopita. Total que al final acabo decidiendo yo y así no hay discusión. 
Vuelvo al helado. No me he comprado la heladera. Sí, ya sé que están tiradas. Pero no me acabo de decidir, mi cocina es pequeña y me da un poco de pereza otro cacharro. Me he planteado una meta, si hago helado al menos en el verano tres o cuatro veces valdrá la pena la compra y la compraré en cuánto la vea, sino es tirar el dinero y el preciado espacio de mi cocina. 
Y con respecto a la receta he visto mil y no he tomado referencia de ninguna en particular pero me han ayudado todas las que he visto. 
Para el próximo helado utilizaré el azúcar invertido, que según parece evita la cristalización del helado. Me ha quedado bastante cremoso pero creo que con el azúcar invertido quedará impecable. A la receta. 
Tacitas de helado de melocotón

Ingredientes para unas seis raciones como las de la foto:
1 Kg de melocotón de viña pelado y cortado (Sin hueso)
100 g de fructosa 
500 g de nata para montar 35% M.G. 
2 claras 
2 yemas

Preparación:
Montamos la nata con la batidora, añadimos la fructosa. Reservamos en la nevera. Batimos la fruta en la batidora hasta que quede un puré fino. Le añadimos las dos yemas bien batidas y esta mezcla la unimos a la nata montada con movimientos envolventes. Reservamos en la nevera. 
Montamos las claras con una pizquita de sal. Las mezclamos con la mezcla de la nevera, de nuevo con movimientos envolventes y ya podemos pasarlo al congelador. 
Cada hora y media aproximadamente sacaremos el helado de la nevera para moverlo bien y evitar la cristalización del helado y así conseguiremos más cremosidad. Estaría bien repetir esta operación unas cinco o seis veces. 
Si se nos pasa de congelado a la hora de servir podemos meterlo de treinta segundos a un minuto en el micro y luego le pasamos la batidora y así recupera rápidamente la cremosidad a la hora de servir. 
Yo lo he servido en unas tacitas cuquis, cuquis que me compré el otro día y que estaba loca por usarlas. 
Me voy el domingo a Menorca de vacaciones. Yupi! Pero, si blogguer no me falla apareceré por aquí con alguna entrada programada así que… besitos a todos!!!!

Cupcakes de Lima y el regalo de Helena!!!!!!!

Ya tengo en mis manos el regalo que me tocó la pasada semana del blog de Helena . Fui a buscarlo a Correos ayer. Cuando lo abrí (conseguí que mis niños aguantasen hasta llegar a casa de mi hermana) todo fueron Hala!!! Qué pasada!!!!! Vaya Helena que nos ha encantado!!!!!!!! Mil gracias.
Os pongo unas fotitos para que veáis la suerte que he tenido.



Todo iba dentro de esta caja tan bonita. Me encantan las cajas!!! O sea que ha sido el regalo ideal para mí!




Esta tarjeta acompañaba al regalazo.







Aquí podéis verlo todo juntito y abajo a la derecha podéis ver el regalo sorpresa que ya está haciendo su función en mi nevera. A que son una cucada!!!
A medida que los vaya utilizando os pondré las fotitos. Estoy deseando empezar!!! Pero debo avisaros, no estéis impacientes. El domingo me voy de vacaciones y tengo trabajo acumulado por publicar así que empezaré a disfrutar mis nuevos moldes y libro a la vuelta de las vacaciones.

Para acabar la entrada os traigo los cupcakes que les hice el otro día a mis amigas “madreadoras de hockey”. Bueno faltaban algunas pero en veranito ya se sabe es difícil coincidir! Bueno, y ahora que caigo las probaron también los mariditos de la madreadoras, mi papi y mi hermana. Y también les gustaron!!!




Estos cupcakes nos gustaron mucho porque son refrescantes y con su puntito ácido. Tengo que deciros que la receta de la masa de los cupcakes la tomé de Alma de Objetivo: Cupcake Perfecto y por tanto es un éxito seguro.

Vamos a la receta!



Cupcakes de lima


Ingredientes para 12 cupcakes:

100 g de fructosa
100 g de harina de todo uso
100 g de mantequilla
una cucharadita de levadura seca
2 huevos
Alma le ponía un sobre de azúcar avainillado, a mí se me pasó.

Frosting:
Una tarrina de mascarpone
Azúcar glas
1 lima
Colorante  en gel verde Wilton
Purpurina comestible lila

Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC y colocamos las cápsulas en el molde para magdalenas.
Mezclamos el azúcar con la mantequilla pomada. Añadimos el resto de los ingredientes. Los huevos batidos y lo mezclamos todo.
Repartimos la masa en las cápsulas. Lo introducimos en el horno durante unos veinte minutos. Como siempre hacemos la “prueba del algodón” con el palito.
Para preparar el frosting no he puesto medidas ya que lo hice probando todo el rato hasta encontrar el punto apropiado. Simplemente mezclamos en un bol el queso con azúcar y el zumo de lima al gusto. Cuando tengamos el punto le añadimos el colorante con la punta de un palillo. Reservamos en la nevera hasta que las cupcakes estén frías.
Como veis no utilicé la manga sino que puse el frosting con la espátula. Me encantó el resultado. Por último le espolvoreé purpurina lila para darle un toquecillo.

Os apetece una?