Pollo con langostinos Mar y Montaña

Hoy es uno de esos días en los que me gustaría que pudieseis oler a través de la pantalla. Madre mía que maravilla de aroma.
En el Memòries d’una Cuinera nos han propuesto cocinar un “Mar y Montaña”. Estos días he estado viendo platos maravillosos y muy originales la mayoría. Yo he optado por una receta bastante tradicional.
Ahora mismo estaba comentando en el blog de mi amiga Isabel de La Cocina de Frabisa que también me gusta de vez en cuando poner recetas tradicionales, incluso elementales. Mi idea inicial de este blog era dejar por escrito a mis peques la recetas que comían en su niñez. Por tanto hoy le ha tocado al pollo con langostinos y otro día tocará la ensaladilla rusa.

Pollo con langostinos
Ingredientes para 4 personas:
Pollo de payés de 1,5 kg aproximadamente cortado en octavos
16 langostinos
1 cebolla grande
4 tomates maduros
16 avellanas
1 picada
1 cabeza de ajos
Unas ramas de tomillo
1 copa de vino de vino rancio
Harina para enharinar el pollo
Sal
Aceite de oliva
Agua
 Preparación:
En primer lugar enharinamos el pollo y lo freímos en una olla con poquito aceite. Lo haremos con fuego fuerte para que se dore por fuera. No debe preocuparnos si queda crudo por dentro ya que después hervirá bastante.
Retiramos el pollo cuando esté dorado y freímos en la misma olla los langostinos, muy ligeramente. Simplemente para que saquen el colorcito.
Ponemos, una vez retirado los langostinos la cebolla cortada muy pequeñita. Añadiremos al sofrito una cabeza de ajo entera y con la parte superior cortada, lo que nos permitirá que no se nos pierdan todos los dientes. Mientras esto se hace ponemos a hervir agua para escaldar los tomates y pelarlos con mayor facilidad.
Cuando la cebolla empiece a dorarse añadimos los tomates troceados y la rama de tomillo. Cuando tengamos el sofrito en su punto añadimos la copa de vino rancio y dejamos  que evapore.
Una vez evaporado el vino le añadimos agua sin que llegue a cubrir el pollo. Lo dejamos hervir a fuego lento. Yo lo tuve una media hora.
Ahora es el momento de añadir los langostinos, y las avellanas y la picada  picadas (queda un poco repetitivo, no??. A mí me gustan picadas en el mortero ya que nos encanta encontrarnos trocitos más grandecitos.
En principio el plato ya estaría listo pero la gracia está en hacerlo la víspera ya que así se mezclan todos los aromas y sabores. El día siguiente cuando abres la olla piensas: OLÉ!!!!!

Buen provecho!

Fuente: Adaptación del “Pollastre amb Gambes” del libro de recetas de La Riera.

Anuncios

Crumble de queso fresco y frutos rojos

“Whole Kitchen” en su propuesta dulce para el mes de septiembre nos invita a preparar un postre clásico inglés: Crumble.
Me encanta el crumble y esta vez he intentado adaptarlo al máximo a la dieta baja en calorias. 

Crumble de queso fresco y frutos rojos



Ingredientes para cuatro personas:
1 tarrina de frambuesas frescas
1 tarrina de arándanos frescos
75 g de mantequilla
harina
1 cucharada de azúcar moreno
8 cucharadas de queso fresco batido 0%

Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Cortamos la mantequilla en trocitos pequeños en un bol. Le añadimos la cucharada de azúcar moreno y vamos añadiendo la harina. Tenemos que mezclar los tres ingredientes hasta que se vayan formando migas de ellos. No he puesto las cantidades de harina ya que he ido añadiendo a medida que la mezcla iba admitiendo más. Una vez se hayan formado las migas y se nos separe la mezcla totalmente de las manos lo ponemos sobre un papel de hornear en la placa de horno. Horneamos hasta que veamos que nuestras migas estan doraditas. Hay que ir con cuidado porque se quema rápidamente. A mí la primera hornada se me quemó!!
Por otro lado pasamos por la batidora las frambuesas y arándanos, excepto los que vayamos a utilizar para decorar. Colamos el batido de frutos rojos y lo vertemos en los vasitos o platos de presentación. Añadimos dos cucharadas soperas de queso batido por ración y por último espolvoreamos el crumble.
A mí me gusta darle un toque de grill en el último momento antes de servir, sólo para que este calentita la parte superior de nuestro postre, y así haya un contraste de temperaturas.
Adornamos con las frambuesas y arándanos reservados.

Buen provecho!

Pizza de patatas y frankfurt

La primera vez que  comí pizza fue con unos doce años en una localidad cercana a Torino llamada Collegno. La recuerdo como la mejor pizza del mundo, primero porque era la única que me había comido y además era la primera vez que iba a un restaurante sola sin mis padres y además de noche!!!!!
Se trataba de un intercambio cultural y ya entonces me quede encantada con la cocina italiana, de la que como sabéis soy admiradora. 
Whole Kitchen  en su propuesta salada para el mes de septiembre nos invita a preparar un clásico de la cocina italiana: Pizza. 

Para escoger los ingredientes he pensado en los que volverían locos a los peques y he escogido las patatas y las salchichas de frankfurt. 
Ingredientes para cuatro pizzas individuales grandecitas:
Para la masa:
500 g de harina de fuerza
250 ml de agua
10 g de levadura fresca
25 g de aceite de oliva
10 g de sal
Para el relleno:
Mozarella rallada (No pongo cantidades, esto a ojo)
4 patatas mediana
4 salchichas de frankfurt 
Salsa de tomate 
Sal 
Orégano
Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Para la preparación de la masa y la salsa de tomate os pongo el enlace de la PIzza Verde y allí lo explico. 
Una vez tenemos la masa ya lista para rellenar y con la forma deseada la ponemos sobre un papel de horno en la bandeja de horno. 
Comenzaremos por poner la salsa de tomate sobre las bases de pizza. En casa nos gusta con bastante tomate. Espolvoreamos el orégano. Continuamos  poniendo las patatas peladas, lavadas y cortadas bien finas. A poder ser con la mandolina. Debemos cubrir toda la masa de la pizza. Salamos las patatas y ponemos una capa del centro haca el exterior de salchicha de frankfurt. Por ultimo espolvoreamos la mozzarella al gusto. 
Horneamos la pizza durante una media hora aproximadamente. Dependerá del  grosor y del horno.
Fuerza para la semana, que viene el otoño!!!!!!!!

Carrilleras de atún con escabeche de rebozuelos y escalonias

Vengo con otra receta de carrilleras pero no desesperéis, hoy son de atún. Toda la vida sin hacer carrilleras y ahora en la misma semana las publico dos veces.
Os habréis dado cuenta que los escabeches han inundado la blogosfera y la razón, por si no lo habéis averiguado ya, es que los chicos de “La recepta del 15” nos han pedido, pues eso, ESCABECHES. 
Me ha costado encontrar la receta ya que es una preparación que no había utilizado nunca y que además hacía años que no comía. Cuando era pequeña mi padre lo había hecho alguna vez pero he de reconocer que aunque a él le encantaba a mí, ni fu, ni fa. Más bien fu. Para que vamos a engañarnos. 
Por ese motivo no he encogido una receta de carnes o pescados que me parecían demasiado potentes para llevar tanto tiempo sin probarlo. Se me encendió la lucecita y utilicé la web del programa de TV3 “Cuines” y vamos, es como una enciclopedia gastronómica, siempre encuentro lo que busco.
El resultado ha sido exquisito porque además de utilizar atún que me encanta, me ha dado la oportunidad de conocer nuevas formas de cocinar los rebozuelos o “rossinyols” una seta que me encanta pero que hasta ahora solamente la había comido a la plancha o en tortilla. 
Carrilleras de atún con escabeche de rebozuelos y escalonias

Ingredientes para cuatro personas:
4 carrilleras de atún 
300 g de ajos tiernos congelados
400 g de rebozuelos
24  escalonias
1/2 litro de caldo de verduras
Aceite de oliva 
Tomillo
Sal 
Sal en escamas
40 ml de vinagre de vino blanco
25 g de mantequilla sin sal
Preparación:
Ponemos a freír en una sartén con unas gotitas de aceite las escalonias peladas. Salamos. Cuando empiecen a dorarse le añadimos la mantequilla y lo dejamos un par de minutos más. Pasado ese tiempo le ponemos el caldo de verduras y lo dejamos que cueza a fuego lento hasta que haya reducido el líquido. 
Por otro lado, ponemos en una sartén con un poco de aceite a freír los ajos tiernos. Cuando empiecen a coger color le añadimos los rebozuelos. Los rehogamos tres o cuatro minutos, salamos y echamos el vinagre y unas ramas de tomillo. Dejamos reducir el vinagre, sin que llegue a consumirse del todo. 
Cuando tengamos el resto de ingredientes preparados empezamos a hacer el atún en una plancha que deberá estar bien caliente. Dependerá del punto al que os guste el atún. A mí me gusta crudo por tanto lo hago en la plancha súper caliente y enseguida le doy la vuelta. De esta manera por el centro el atún está crudito. 
Para presentar el plato como veis en la foto yo he hecho cortes con el atún aprovechando esa carne roja del centro. Y a lado y lado he dispuesto el resto de las partes del plato. Por un lado es escabeche de rebozuelos y ajos tiernos y por otro las escalonias con su salsita. Por último he espolvoreado unas escamas de sal. 
Bon profit y larga vida a “La recepta del 15”
Fuente: Adaptación de la receta de Xavier Franco del “Restaurante Saüc” de Barcelona

Cupcakes de fresa

Hoy vengo con una receta dulce. Una de esas de las que no debo comer, pero tengo que confesaros que me comí la mitad de una. La tentación fue demasiado intensa.

Hace tres o cuatro meses escuché un programa en la radio en la que comparaban las magdalenas con las cupcakes y criticaban la cupcakemanía que “sufrimos”, sobretodo teniendo un producto nacional tan bueno como la magdalena. Como buenos patriotas, los locutores, votaron a favor de la magdalena, la mayoría de los oyentes que votaron, también.

Pero yo me pregunto, ¿que tendrá que ver una cosa con la otra? En mi opinión no tiene nada que ver un producto con el otro y lógicamente te puede gustar más una magdalena que un cupcake, pero los cupcakes no están aquí para sustituir a la magdalena.

Así que si por casualidad me lee algún forofo de las magdalenas que no me maldiga por que me gusten estos pastelitos con crema por encima, que también me encantan las magdalenas!!

Ahh!!! Por cierto, estas cápsulas de silicona son las que me regaló Helena al resultar la ganadora de su sorteo. Gracias una vez más Helena 🙂
La receta:

Cupcakes de fresa


Ingredientes para 6/7 cupcakes:


Para las cupcakes

50 g de fructosa
50 g de harina de todo uso
50 g de mantequilla
1/2 cucharadita de levadura seca
Una gotita de aroma de vainilla
1 huevo
6 fresas
Para el frosting
12 fresas
150 g de mascarpone
50 g de azúcar glas
Una puntita de colorante rosa Wilton
Para decorar
Fideos de colores 
6/7 fresas
Preparación:
Empezamos por mezclar la fructosa con la mantequilla pomada. Añadimos los demás ingredientes y mezclamos todo enérgicamente. Las fresas las añadiremos en trocitos, por ejemplo podemos cortarlas en ocho trozos cada una. 
Ponemos la mezcla en las cápsulas que ya tendremos en el molde. Y lo ponemos en el horno precalentado. La temperatura del horno a 180ºC y durante aproximadamente unos veinte minutos. 
Mientras que se hacen los cupcakes aprovechamos para preparar la crema de mascarpone. Empezamos por triturar las 12 fresas con la batidora. En un bol mezclamos el queso, el zumo de fresas y el azúcar glas. Le añadimos también el colorante en gel. Lo pondremos mojando la punta de un palillo y metiéndolo en el frosting.  Si vemos que la textura  de la crema es demasiado líquida le ponemos más queso. 
Traspasamos la crema a la manga pastelera y guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir. 
Cuando las cupcakes ya estén frías le ponemos el frosting con la manga y por último las decoramos con los fideos de colores y con una fresita. 
Feliz miércoles a todos!!