Trufas

Ánimo!!!!!!! Seguro que muchos de vosotros empezáis hoy a trabajar, sed fuertes y disfrutadlo. Seguro que en el fondo de vuestros corazones lo estabais deseando, no??? Bueno quizás no lo estabais deseando pero mejor será si le plantamos cara al día con positividad…

Hoy vamos a intentar tomar como halagos aquellos comentarios que nos dicen como nos hemos engordado. Por supuesto también aquellos de nuestra querida compañera que nos dice: “Se nota que hace mal tiempo, casi no estás morena…” 
Incluso podemos hacerle  una pequeña fiesta a nuestro querido cartero cuando traiga la carta con el bendito extracto de la tarjeta de crédito. 
Lo que es seguro es que me he engordado, las compañeras de trabajo hay están y el extracto tarde o temprano llegará, pero si lo vemos llegar con una sonrisa y buen rollo, toda cambia. Os lo prometo. 
Para endulzar toda esa “positividad” que inunda vuestras venas estos días he hecho unas trufitas que ciertamente no tengo ni idea de como estaban (estoy a régimen) pero mis hijos se han estado relamiendo un buen rato. 
Son muy fáciles de hacer, las mías no han salido muy redonditas ya que no las he hecho con las manos sino con las cucharas y bueno mi técnica de momento no es muy pulida. 
Con las cantidades que pongo me salieron unas 25 piezas. Les dí a los niños unas cuántas y las otras la he guardado en el congelador para mantener la tentación siempre cerca!
Trufas

Ingredientes para unas 25 bolitas:
1 tableta de chocolate fondant para postres
200 ml de leche condensada
Fideos de chocolate
Fideos de chocolate de colores
Cacao en polvo 
Bolitas de colores
Almendra crocante
Preparación:
Troceamos la tableta de fondant y la ponemos en un recipiente a deshacer  en el microondas con la mitad de la leche condensada. Lo haremos de treinta en treinta segundos para que no se queme. Cuando esté listo lo mezclamos muy bien con la lengua y añadimos el resto de la leche condensada. 
Ahora ya lo podemos poner a enfriar en la nevera. Debemos ir vigilando ya que tampoco se tiene que quedar duro del todo. En mi caso estuvieron un par de horitas. 
Preparamos los sprinkles en platitos individuales y cuando tengamos el punto de la trufa comenzamos a hacer las bolitas. Una vez hechas las embadurnamos del sprinkle correspondiente. Si tenéis cápsulas de trufas genial. Yo no tenía pero como tengo trufas congeladas para la próxima las tendré las cápsulas preparadas.  

Feliz día!!!!

Bizcochito de pistachos y chocolate blanco con gelatina de moras

Como todos vosotros sabéis “Whole Kitchen” celebra su primer año de vida. Para celebrarlo han organizado un concurso al que han titulado “Tu mejor bizcocho”. 
En casa de momento comemos pocos bizcochos, y hasta hace poco siempre hacía el mismo. Desde que tengo el blog hemos probado alguno más, pero no soy una gran especialista. El bizcochito que os traigo no era nuestro favorito, ahora lo es, pero sólo hasta que descubramos otro mejor. En casa somos muy cambiantes!
Desde luego no es un bizcocho para tenerlo habitualmente, ni para dar de merendar a los peques. Requiere un poquito más de trabajo y no es hipocalórico, precisamente, pero de vez en cuando, podemos darnos el gusto. 
Antes de empezar os quiero aclarar alguna cosilla. Lo horneé en un molde de plumcake y después lo corté. Primero lo corté por la mitad y una vez añadida la gelatina hice las porciones individuales.
Le puse una puntita de colorante verde Wilton, hubiese admitido un poquito más. 
Bizcochito de pistacho y chocolate blanco con gelatina de moras

Ingredientes ocho porciones individuales:
Para el bizcocho:
150 g de pistachos pelados
120 g de harina
3 huevos
120 g de fructosa
180 g de mantequilla  
8 g de levadura
Colorante verde Wilton
Para la gelatina de moras
250 g de moras
50 g de fructosa
3 hojas de gelatina
Preparación:
Del bizcocho: Precalentamos el horno a 180ºC. Mezclamos en un bol la fructosa del bizcocho y la mantequilla en pomada. Lo mezclamos muy bien y le añadimos el chocolate blanco que previamente habremos deshecho. A continuación vamos incorporando las yemas los huevos uno a uno. Reservamos. Por otro lado mezclamos la harina, la levadura y los pistachos. Cuando este todo incorporado le vamos añadiendo poco a poco la mezcla de huevos y mantequilla. Finalmente le añadimos las claras a punto de nieve con movimientos envolventes. En este momento le podemos poner un poquito de colorante verde.  Introducimos la mezcla en un molde previamente encamisado. Horneamos hasta que comprobemos que introduciendo un pincho o palillo sale limpio. Si vemos que se hace mucho por fuera y le falta en el interior, podemos tapar la superficie con un papel de aluminio o un papel de horno. 

Mientras se hace el bizcocho ponemos las moras limpias en una olla junto con los 50 g de fructosa. Hervimos a fuego lento durante unos diez minutos moviendo continuamente. Cuando estén las pasamos por la batidora y después por un colador para quitarle las pepitas. No añadiremos la gelatina hasta que   vayamos a rellenar el bizcocho.

Cuando el bizcocho esté bien frío podemos cortar las costras y lo partimos por la mitad. Ponemos un film en el fondo del molde y metemos una de las partes del bizcocho ponemos las moras con las hojas de gelatina ya mezcladas. Metemos esta mezcla en el frigo durante unos 10 minutos. Finalmente, ponemos la otra placa de bizcocho encima cerramos con el papel film y lo guardamos en la nevera durante al menos dos horas. 
Antes de servir y recién sacado de la nevera aprovechamos para hacer los cortes individuales y para cortar una finísima capa lateral en el caso de que la gelatina se haya salido un poco. 
Para presentar podemos poner unos pistachos picados por encima del bizcochito. 
Espero que os guste, y no penséis en las calorías, haced como yo, compesad con otras cosas y a hacer footing!!!
Fuente: La idea la tomé del Especial Cocina ¡Hola! pero está bastante alejada de la original. Más que nada me basé en las cantidades para el bizcocho. 

Panna cotta de chocolate blanco + coulis de frambuesa (Dedicado a MªÁngeles de Cocinar sin Miedo)

El reto de este mes de las chicas de Film and Food ha sido muy interesante. Consistía en proponer una receta de chocolate y enviársela. Ellas, han cruzado todas las recetas entre los participantes y las han repartido. Con lo que a mí me tocó hacer Panna Cotta de chocolate, por encargo de Mª Ángeles de Cocinar sin miedo.  Espero que le guste.
La panna cotta es un postre típico italiano que se compone básicamente de nata, leche y gelatina. Después existen múltiples variantes en las que se les añaden frutas. 
El postre es típico de la región del Piamonte. La primera vez que probé este postre fue en un viaje de estudios a Torino. Tengo que decir que no me gustó mucho ya que no soy amante del sabor de la leche, tomé la versión clásica. Sin embargo la que me encargó MªÁngeles me ha encantado, ella la propuso con chocolate. Yo la he hecho con chocolate blanco, por ser la que más se adaptaba estéticamente a la receta clásica. Está deliciosa!!! Suave pero con un toque divertido de las frambuesas.
Panna Cotta de Chocolate blanco + coulis de frambuesa

Ingredientes para cuatro personas:
Para la Panna Cotta:
300 ml de leche desnatada
100 ml de nata líquida
125 g de chocolate blanco
4 hojas de gelatina
Para el coulis:
150 g de frambuesas
20 g de sacarosa
1 Lima
Preparación:
Hervimos la leche y la nata. Retiramos del fuego y le añadimos el chocolate y la gelatina, previamente hidratada. Mezclamos hasta que estén ambos fundidos. Vertemos en los vasos de presentación y lo metemos en el frigo durante almenos dos horas.
Para el coulis, cocemos las frambuesas y la fructosa. Cuando la fructosa esté deshecha lo colamos. Le rallamos la piel de la lima (como media lima) y le añadimos una cucharadita de zumo de lima.
Una vez cuajada la panna cotta le vertemos el coulis de frambuesa y devolvemos al frigo hasta el momento de servir a la mesa.

Gracias a MªÁngeles y a Álba e Ingrid de Film and Food por proponerme esta receta que me ha gustado tanto. Un beso a las tres!

Pastel con fresones + chocolate blanco y queso

Hoy es día 15 y toca “La recepta del 15”. Este mes está dedicado a la fresas. Y, aunque es un producto que me encanta y utilizo muchísimo me ha costado horrores decidirme por una receta. 
He hecho dos pero realmente no estoy muy contenta con ninguna de las dos. La que no os enseño es un flan de fresas que prometo perfeccionar y traer en el futuro. 
Luego está la que si os enseño. Es el pastel que le hice a Xavi el día 6 de mayo para su cumple. Está delicioso, pero se suponía que tenía que ser un “Red Velvet Cake” pero éste no es “RED”. Ya sé el motivo, el colorante que he utilizado no es el apropiado para esta preparación. La próxima vez lo compraré en gel. 
El bizcocho estaba genial. Súper esponjoso y nada pesado. Lo tomé prestado de “El rincón de Bea”, que como ya sabéis la mayoría, es una maestra en esta materia. 
No he hecho fotos del corte por pura rabia que tenia en el momento al ver que no había quedado rojo. Lo descubrí porque me quedó masa para unos cupcakes y los horneé antes. Hubiesen valido la pena las fotos ya que la capas de chocolate blanco y queso quedaron muy chulas. 


Pastel con fresones + chocolate blanco y queso

Ingredientes para una tarta de 16 cm de diámetro y 10 cupcakes:
Para el bizcocho:
125 g de mantequilla a temperatura ambiente
250 g de fructosa Bea le pone 275 g de azúcar, estoy intentando utilizar sólo fructosa en los postres)










2 huevos
280 g de harina de repostería 
15 g de cacao puro en polvo
1 cucharadita de levadura química
1 cucharadita de bicarbonato sódico
Una pizca de sal
240 g de buttermilk
Colorante rojo (Yo le puse Vahiné y fue un desastre, debí hacerle caso a Bea y ponerle dos cucharadas de colorante de Americolor o Wilton, la próxima…)
1 cucharadita de vinagre blanco
1 cucharadita de esencia de vainilla
Para la cobertura y el relleno:
2 tabletas de chocolate blanco 
1 tarrina de queso freso cremoso
Fresones, no pongo cantidades, a gustos yo le puse un montón. 

Preparación:
Precalentamos el horno a 170ºC.  
Por un lado mezclamos la fructosa con la mantequilla. Hasta que blanquee. Reservamos. Por otro mezclamos tamizados todos los ingredientes secos. Y por otro los líquidos. 
A la mezcla del azúcar y huevos le añadimos los huevos uno a uno, hasta que no esté bien incorporado el primero no ponemos el segundo. Incorporamos la mezcla de ingredientes secos en tres veces y en dos los líquidos. Acabamos la mezcla por los ingredientes secos y los mezclamos todo muy bien. 
Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante unos 20- 25 minutos. Como siempre la prueba del palillo es lo más efectivo. 
Una vez esté listo lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 
Nos ponemos con la cobertura y relleno. Derretimos el chocolate blanco en el microondas. Le añadimos el queso cremoso. Reservamos. 


Cuando el bizcocho esté bien frío lo cortamos en tres capas y rellenamos con la mezcla de chocolate. La capa queda más bonita si es bastante abundante. 
Cuando hayamos rellenado las tres capas pasamos a cubrir el pastel. La cobertura también tiene que ser abundante y podemos darle un poco de forma con la espátula. 
Finalmente lavamos y cortamos al gusto la fresas y las utilizamos para adornar el pastel. Nosotros le pudimos una buena capa en la superficie y algunas en los laterales. 


Al cumpleañero le gusto, aunque es de poco dulce. Os ha gustado a vosotros?