Panna cotta de chocolate blanco + coulis de frambuesa (Dedicado a MªÁngeles de Cocinar sin Miedo)

El reto de este mes de las chicas de Film and Food ha sido muy interesante. Consistía en proponer una receta de chocolate y enviársela. Ellas, han cruzado todas las recetas entre los participantes y las han repartido. Con lo que a mí me tocó hacer Panna Cotta de chocolate, por encargo de Mª Ángeles de Cocinar sin miedo.  Espero que le guste.
La panna cotta es un postre típico italiano que se compone básicamente de nata, leche y gelatina. Después existen múltiples variantes en las que se les añaden frutas. 
El postre es típico de la región del Piamonte. La primera vez que probé este postre fue en un viaje de estudios a Torino. Tengo que decir que no me gustó mucho ya que no soy amante del sabor de la leche, tomé la versión clásica. Sin embargo la que me encargó MªÁngeles me ha encantado, ella la propuso con chocolate. Yo la he hecho con chocolate blanco, por ser la que más se adaptaba estéticamente a la receta clásica. Está deliciosa!!! Suave pero con un toque divertido de las frambuesas.
Panna Cotta de Chocolate blanco + coulis de frambuesa

Ingredientes para cuatro personas:
Para la Panna Cotta:
300 ml de leche desnatada
100 ml de nata líquida
125 g de chocolate blanco
4 hojas de gelatina
Para el coulis:
150 g de frambuesas
20 g de sacarosa
1 Lima
Preparación:
Hervimos la leche y la nata. Retiramos del fuego y le añadimos el chocolate y la gelatina, previamente hidratada. Mezclamos hasta que estén ambos fundidos. Vertemos en los vasos de presentación y lo metemos en el frigo durante almenos dos horas.
Para el coulis, cocemos las frambuesas y la fructosa. Cuando la fructosa esté deshecha lo colamos. Le rallamos la piel de la lima (como media lima) y le añadimos una cucharadita de zumo de lima.
Una vez cuajada la panna cotta le vertemos el coulis de frambuesa y devolvemos al frigo hasta el momento de servir a la mesa.

Gracias a MªÁngeles y a Álba e Ingrid de Film and Food por proponerme esta receta que me ha gustado tanto. Un beso a las tres!

Anuncios

Calabacines salteados, Maître d’Hôtel

El post de hoy responde al reto que nos lanzaron Ingrid y Alba del blog “Film and food”. El reto consiste en cocinar una receta de Julia Child.
Os recomiendo el blog ya que mediante una peli o serie proponen platos. Por ejemplo, para “Mujeres Desesperadas” eligieron “Muffins con pepitas de chocolate” como los que cocina Bree en la serie.
El reto de Julia Child me ha parecido muy enriquecidor ya que es un personaje que yo no conocía. Si que había visto alguna receta en la red, pero no conocía la historia. Este Sant Jordi me regalaron el volumen dos de su libro”Mastering the art of french cooking” (en la FNAC no tenían el uno), y ahora sólo me falta ver la peli “Julie and Julia” que es la que cuenta la historia de esta interesante cocinera y de una joven que sin tener ni idea de cocina se propone cocinar todas las recetas del libro de Julia en un año.
Tengo que reconocer que he escogido una receta sencillita dentro del universo del libro. ¡El volumen dos tiene 555 páginas!
Yo utilicé la receta como guarnición para unos impresionantes chuletones.

Calabacines salteados, Maître d’Hôtel
Ingredientes para cuatro personas:
Dos calabacines grandecitos
80 g de mantequilla
1 cucharada sopera de aceite de oliva
1/2 limón
Sal

Preparación:
Pelamos y cortamos los calabacines en bastoncillos. Ponemos una olla con agua a hervir. Cuando el agua esté hirviendo metemos los bastoncillos y los dejamos hirviendo unos 10 minutos. Cuando estén los retiramos y metemos en agua helada unos 3 o 4 minutos. Después los ponemos  sobre un papel absorbente o bien un trapo limpio para que absorba toda la humedad.

Ponemos una olla bajita o una sartén con tapa al fuego y le añadimos una cucharada de aceite de oliva y la mantequilla, y dejamos que se deshaga. Cuando esté desehecha le añadimos los calabacines y los salteamos hasta que empiece a coger un color doradito la mantequilla, salamos. 
Le ponemos el zumo de limón y tapamos con la tapa un par de minutos. Y ya tenemos una magnífica guarnición de Julia Child.