Tacitas de helado de melocotón

Hoy toca “La recepta del 15” y este mes nos han pedido helados y sorbetes. 
Me ha gustado la experiencia. Como siempre me costó decidirme por el ingrediente principal. Sólo tenía claro que lo haría de fruta, pero no cual. Me fui con mis peques a la frutería y les pregunté a ellos que fruta preferían. Extrañamente, por unanimidad eligieron “Préssecs” (melocotones en catalán) así que helado de melocotón. Y digo que extrañamente por unanimidad por que normalmente discrepan. Si les digo, ¿qué peli vamos a ver?, uno dice Transformers y la otra Kung Fu Panda 2. Si digo que os apetece cenar, Francesc dice pizza, Isolda sopita. Total que al final acabo decidiendo yo y así no hay discusión. 
Vuelvo al helado. No me he comprado la heladera. Sí, ya sé que están tiradas. Pero no me acabo de decidir, mi cocina es pequeña y me da un poco de pereza otro cacharro. Me he planteado una meta, si hago helado al menos en el verano tres o cuatro veces valdrá la pena la compra y la compraré en cuánto la vea, sino es tirar el dinero y el preciado espacio de mi cocina. 
Y con respecto a la receta he visto mil y no he tomado referencia de ninguna en particular pero me han ayudado todas las que he visto. 
Para el próximo helado utilizaré el azúcar invertido, que según parece evita la cristalización del helado. Me ha quedado bastante cremoso pero creo que con el azúcar invertido quedará impecable. A la receta. 
Tacitas de helado de melocotón

Ingredientes para unas seis raciones como las de la foto:
1 Kg de melocotón de viña pelado y cortado (Sin hueso)
100 g de fructosa 
500 g de nata para montar 35% M.G. 
2 claras 
2 yemas

Preparación:
Montamos la nata con la batidora, añadimos la fructosa. Reservamos en la nevera. Batimos la fruta en la batidora hasta que quede un puré fino. Le añadimos las dos yemas bien batidas y esta mezcla la unimos a la nata montada con movimientos envolventes. Reservamos en la nevera. 
Montamos las claras con una pizquita de sal. Las mezclamos con la mezcla de la nevera, de nuevo con movimientos envolventes y ya podemos pasarlo al congelador. 
Cada hora y media aproximadamente sacaremos el helado de la nevera para moverlo bien y evitar la cristalización del helado y así conseguiremos más cremosidad. Estaría bien repetir esta operación unas cinco o seis veces. 
Si se nos pasa de congelado a la hora de servir podemos meterlo de treinta segundos a un minuto en el micro y luego le pasamos la batidora y así recupera rápidamente la cremosidad a la hora de servir. 
Yo lo he servido en unas tacitas cuquis, cuquis que me compré el otro día y que estaba loca por usarlas. 
Me voy el domingo a Menorca de vacaciones. Yupi! Pero, si blogguer no me falla apareceré por aquí con alguna entrada programada así que… besitos a todos!!!!
Anuncios