Tartaletas de chalotas y gorgozola

Soy una apasionada de la cocina italiana, creo que ya os lo he dicho en alguna ocasión. Por supuesto de sus quesos. El gorgonzola es uno de ellos y últimamente no falta en mi cocina. 
Es originario de una pequeña población con el mismo nombre cercana a Milán. Es un queso curado con una apariencia parecida al Roquefort ya que tiene vetas de moho. Existen dos variedades: el dulce que es muy cremoso y con un ligero sabor picante. Y el picante, marcadamente picante como su nombre indica y de textura más dura. 
Yo siempre tengo una excusa para utilizarlo y esta vez han sido estas tartaletas. Muy fáciles de hacer y de elegante presencia.
Tartaletas de chalotas y gorgonzola 
Ingredientes (para 4 tartaletas individuales):
Masa de hojaldre 
12 chalotas 
8 huevos
1/2 cuña de gorgonzola
Sal 
Aceite
Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Pelamos las chalotas y las cortamos por la mitad. Les damos un breve hervor y las escurrimos. Tras escurrir las pasamos a una sartén con un poco de aceite para saltearlas. 
Mientras tanto, estiramos la plancha de hojaldre y cortamos a la medida de nuestros moldes. Los míos son de silicona y no necesito untarlos de mantequilla. Ponemos los discos de hojaldre en los moldes. 
Batimos los huevos en un bol y le añadimos el queso desmenuzado y salamos. Con un cucharón ponemos el huevo en los moldes hasta un poquito más abajo de los bordes y por último le añadimos las chalotas en la superficie. 
Introducimos los moldes en el horno y lo dejamos unos 15 minutos aproximadamente. Mejor nos guiaremos por la apariencia de las tartitas y de un pincho. 
En las fotos sólo podéis ver tres tartaletas ya que una de ellas la hice sin queso. 
Ya me diréis si os han gustado. 
Quiero aprovechar para daros las gracias a todos los que estáis ahí siempre comentando, y a los más vergonzosos también. Es un placer compartir este espacio con vosotros. 
Muchas gracias!!

Espárragos trigueros esparragados

¡Es tiempo de espárragos! He estado buscando un poquito de información sobre ellos y me he enterado de que los conocemos gracias a los romanos. Son de la familia de las cebollas y ajos. Y los blancos, lo son, porque cuando crecen se cubren con tierra. Al no recibir la luz solar no desarrollan la clorofila.
El espárrago está en su máximo esplendor de marzo a mayo, aunque ya se van encontrando a partir de noviembre. Los espárragos más famosos de España son los navarros y también, aunque menos, los  de Aranjuez. 
El espárrago tiene propiedades diuréticas y también resulta beneficioso para prevenir y combatir el cáncer por contener antioxidantes que retrasan el envejecimiento de las células y el crecimiento descontrolado de éstas. 
Me ha gustado conocer estas cosillas para conocer un poco mejor lo que comemos. Ahora la receta. Es muy, muy sencilla y a la vez completa. 

Espárragos trigueros esparragados
Ingredientes para cuatro personas: 
4 manojos de espárrragos trigueros
3 dientes de ajo
2 rebanadas de pan
8 huevos
Sal 
Aceite de oliva
2 cucharaditas de pimentón dulce
Unos 500 ml de agua
Comino (La receta va con comino, pero yo no le pongo, no me gusta, es de esas poquitas cosas que no como)
Preparación:
Lavamos los espárragos con cuidado de no romperles las yemas. Los cortamos con la mano en trozos hasta que ya no se chasque con facilidad. 
En una olla baja y ancha, ponemos aceite de oliva, y freímos los ajos y las dos rebanadas de pan. Lo retiramos y lo trituramos con un poquito de agua. Reservamos. En la misma olla freímos los espárragos. Cuando lleven unos diez minutos le ponemos el pan y los ajos triturados. Lo cubrimos de agua y le añadimos el pimentón. Lo dejamos hervir a fuego lento hasta que los espárragos estén blandos, es posible que haya que añadir un poquito de agua. Debe quedar con abundante salsa, pero no aguado. 

Cuando estén listos los espárragos escalfamos sobre ellos los huevos. Y a comer !!!
Bon profit!

Patatas Revueltas

Ayer por la tarde pasamos la tarde en un parque cercano a casa con algunos amigos de clase. Lógicamente los niños estuvieron jugando y las mamis madreando, como no puede ser de otra manera.
Habíamos quedado a las cinco, pero nosotros llegamos un poco tarde ya que me enganché viendo una serie que me encantó.
Se trata de “Polseres Vermelles”, la emiten en TV3 en la sobremesa y nos tiene completamente maravillados. Si quereís verla pinchad aquí.
La emisión de esta serie comenzó hace ya un tiempo los lunes por la noche, no sé porque yo no la empecé y ahora que han dejado de emitir “La Riera”, de la que soy incondicional, supongo que por las vacaciones escolares, han vuelto a emitirla desde el principio.
Es una serie creada por Albert Espinosa y dirigida por Pau Freixes. Albert Espinosa es también el creador y guionista de “Planta 4º”.
“Polseres Vermelles” trata el mismo tema. Relata la vida de los niños que tienen que vivir en el hospital y nos enseña con mucha positividad como afrontan ellos la situación. Es dura, pero también es optimista y alegre.
Hace poco escuché una entrevista a Albert Espinosa en la radio y explicaba que él fue un niño con cáncer al que tuvieron que cortarle la pierna, pero cuando lo oyes hablar en vez de compadecerte de él, te partes de risa porque es el optimismo personificado y la enfermedad le ha dado una sabiduría y una visión de la vida extraordinaria.
Disculpad la parrafada pero estoy muy emocionada con la serie. Por suerte mis hijos están sanos y no puedo ni imaginarme lo que debe de ser todo lo que se relata en la serie, pero si tengo claro que con positividad y amor cualquier cosa puede sobrellevarse mejor.
Y todo esto no tiene absolutamente nada que ver con la receta de hoy, pero recordad que allí arriba pone que este es un blog de la vida en general y de cocina en particular.
Besitos a todos y os dejo con una recetilla de las que hace mi padre, muy sencilla pero deliciosa.


Patatas Revueltas


Ingredientes para cuatro personas:
Este punto en esta receta es muy relativo ya que nunca hago suficientes y los tres mayores siempre nos quedamos con ganas de más. A Isolda no le hacen gracia las patatas, es la niña más rara que conozco!!! Os pongo unas cantidades orientativas.
12 patatas medianas
8 huevos
4 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal
Preparación:
Pelamos las patatas, las cortamos en redondo finas y más o menos todas iguales y las freímos en una sartén con abundante aceite de oliva. A media cocción de las patatas añadimos los ajos fileteados (Esto no lo hace mi padre, pero a mí me gusta). Mientras esto se hace batimos los huevos en un bol grande.
Una vez empiecen a dorarse las patatas las escurrimos muy bien y las pasamos al bol con el huevo. Yo lo salo en este momento.

Vaciamos la sartén de aceite, comprobamos que la temperatura de la sartén es la apropiada, bastante caliente y volcamos el contenido del bol, patatas, huevo y ajitos. Con una cuchara de palo lo movemos enérgicamente. Tenemos que evitar que quede como una tortilla, recordad que estamos haciendo patatas revueltas… Así que a revolver. Dependiendo de como os guste el huevo de cuajado se deja más o menos. A mí me gusta poco hecho, tampoco babeante, pero casi. Y por último a emplatar al gusto.

Buen provecho!

Pastelitos de salmón y mozzarella

Hoy no he madreado nada, excepto el ratito que le he explicado a mi marido la jugada del día y no sé lo echo en falta. Ahora bien, me he dado un paseíto con mi hijo mayor mientras la peque hacía ballet súper agradable. Incluso me he ido de compras con él. Lo cual es una maravilla porque todo le parece que me queda de maravilla y se ha pasado todo el rato diciéndome: “Mama que guapa que estás, et queda súper bé!”Se nota que tiene nueve años, verdad?
Al irme de  tienditas con él no he hecho lo que tocaba, que era ir al súper y comprar, porque la nevera está triste y abandonada. Así que hemos cenado con lo poquito que nos quedaba, pero a los peques les ha encantado.
Os pongo las cantidades para cuatro pero yo, para la peque he contado un poquito menos, he puesto sólo un huevo para ella, Francesc, el mayor, ya come como yo.

Pastelitos de salmón y mozzarella


Ingredientes para cuatro personas:
8 huevos
1 bola de mozzarella de bufala
100 gr de salmón ahumado
un chorreón de leche
una pizca de sal

Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC. En un bol  cascamos los ocho huevos, ponemos la mozzarella cortada pequeñita y el salmón también troceado pequeño. Lo batimos enérgicamente y le añadimos el “chorreón” de leche (lamento no ser más exacta pero no lo he medido, a ojillo) y la sal, con la que no conviene pasarse ya que le salmón es bastante salado, prácticamente no habría que echarle, pero como siempre a gustos.

Yo lo he hecho con moldes individuales de magdalenas de silicona y éstos los he puesto en la bandeja para hacer magdalenas. Llenamos con un cazo los moldes de silicona y dejamos un par de centímetros sin llenar ya que no sube tanto como una mezcla que tenga levadura o un soufflé pero si sube algo.

Una vez están todos llenos lo metemos en el horno. En el mío han tardado unos 17 min, pero como siempre digo depende del horno. Yo he pinchado los pastelitos con una varilla para comprobar si salía limpia como con los bizcochos.
Pués eso que cuando sale limpia ya están listos. En casa los hemos emplatado con un poquito de lechuga de roble y rúcula aliñadas con aceite y vinagre balsámico. Con las medidas que os he dicho llenamos doce moldes de silicona, o sea que en la foto en la ración sólo hay dos pastelitos pero los tres mayores nos hemos comido tres!

Buen provecho!





Huevos rellenos de atún

Hoy os voy a presentar lo que hemos cenado hoy en casa. Es una receta muy sencillita, de la que además hay montones de variantes. Se trata de huevos rellenos. Yo los hago de dos formas distintas. Una, la que os voy a detallar más abajo, la otra en vez de con salsa de tomate con un lecho de lechuguita y alguna olivilla. A mi family les pirran.

Cenando me ha comentado mi padre, que ha cenado con nosotros, que también están muy ricos los huevos rellenos con mayonesa, la verdad es que sí, yo los he probado, pero a mí me da la sensación que debe de engordar muchisísimo y sólo de pensarlo ya me engordo. De hecho, los hago normalmente con la lechuga porque pienso que serán más ligeros. ¿Vosotros que opináis?
Vamos a por la receta.

Huevos rellenos


Ingredientes para cuatro personas:
8 Huevos grandes
1 Cebolla grande
2 Latas de atún
1 Kg de tomate triturado
2 Ajos
Azúcar (al gusto)
Sal
Nuez moscada
Orégano
Aceite de oliva

Preparación:
Yo siempre empiezo por sacar de la nevera los huevos un ratillo antes de ponerlos a cocer. Pasamos a cocer los huevos unos 10-12 minutos.
Mientras se cuecen podemos pelar y cortar la cebollla, bien picadita. Y después la freímos en una sartén con un poco de aceite. Cuando está pasando de transparente a doradita la reservamos en un plato hondo.

Podemos aprovechar esa misma sartén para sofreir el aceite. Añadimos un chorreón de aceite de oliva, no demasiado y ponemos un par de ajos y los freímos. A nosotros no gustan y los dejamos en el tomate, a quién no le gusten que los retiren pero así aromatiza un poco el tomate. Al tomate le añadimos la sal al gusto, dos o tres cucharadas de azúcar (pero vaya al gusto también), un poco de orégano y ralladura de nuez moscada (poquita que es bastante fuerte). El tomate necesita bastante tiempo de cocción para que vaya perdiendo el agua y la acidez. Es cuestión de ir probándolo. Hoy yo lo he tenido al menos una hora y cuarto. Se puede retirar antes, pero entonces no está tan bueno.
Volvemos a los huevos que se suponen hervidos. Les retiramos las cáscaras y los partimos por la mitad. A tres cuartos del total le quitamos las yemas y las ponemos en el plato hondo de la cebolla y los desmenuzamos. El resto de yema lo reservamos.
Mezclamos el contenido del plato hondo, cebolla y yemas desmenuzadas, y finalmente añadimos el atún que en el caso de ser en aceite yo se lo retiro. Cuando esté todo bien mezclado le añadimos un poco de sal y ya podemos rellenar las mitades de huevo.
Para presentar el plato como veis en la foto he puesto tomate en el fondo, encima los huevos y por último he espolvoreado el cuarto de yemas que teníamos reservadas.
Ah! Y por cierto está bueno tanto si el tomate se sirve caliente o frío, dependiendo de la época del año.
Espero que os haya gustado.