Pizza de patatas y frankfurt

La primera vez que  comí pizza fue con unos doce años en una localidad cercana a Torino llamada Collegno. La recuerdo como la mejor pizza del mundo, primero porque era la única que me había comido y además era la primera vez que iba a un restaurante sola sin mis padres y además de noche!!!!!
Se trataba de un intercambio cultural y ya entonces me quede encantada con la cocina italiana, de la que como sabéis soy admiradora. 
Whole Kitchen  en su propuesta salada para el mes de septiembre nos invita a preparar un clásico de la cocina italiana: Pizza. 

Para escoger los ingredientes he pensado en los que volverían locos a los peques y he escogido las patatas y las salchichas de frankfurt. 
Ingredientes para cuatro pizzas individuales grandecitas:
Para la masa:
500 g de harina de fuerza
250 ml de agua
10 g de levadura fresca
25 g de aceite de oliva
10 g de sal
Para el relleno:
Mozarella rallada (No pongo cantidades, esto a ojo)
4 patatas mediana
4 salchichas de frankfurt 
Salsa de tomate 
Sal 
Orégano
Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Para la preparación de la masa y la salsa de tomate os pongo el enlace de la PIzza Verde y allí lo explico. 
Una vez tenemos la masa ya lista para rellenar y con la forma deseada la ponemos sobre un papel de horno en la bandeja de horno. 
Comenzaremos por poner la salsa de tomate sobre las bases de pizza. En casa nos gusta con bastante tomate. Espolvoreamos el orégano. Continuamos  poniendo las patatas peladas, lavadas y cortadas bien finas. A poder ser con la mandolina. Debemos cubrir toda la masa de la pizza. Salamos las patatas y ponemos una capa del centro haca el exterior de salchicha de frankfurt. Por ultimo espolvoreamos la mozzarella al gusto. 
Horneamos la pizza durante una media hora aproximadamente. Dependerá del  grosor y del horno.
Fuerza para la semana, que viene el otoño!!!!!!!!
Anuncios

Pizza Verde

Hace unos días descubrí el blog de Alicia y vi que había convocado un concurso para celebrar su primer cumpleblog. No me he podido resistir porque es de pizza!!!! Me encanta la pizza, y nunca me había atrevido a hacer yo misma la masa. El resultado me ha encantado. El problema es que va a llegar un momento que lo voy a hacer todo y no saldré nunca de la cocina!!! Pero cómo disfruto, madre mía!
Por hacerla más auténtica también hice la salsa de tomate casera, al estilo mamma italiana. Sólo me ha faltado irme a ordeñar a la búfala y hacer la mozzarella.

Ya sé que últimamente utilizo mucho el calabacín, la  rúcula y los piñones pero tranquilos… Se me pasará. Pero no sé cuánto durará. Tengo temporadas y ahora toca esto. Mi marido dice que se siente como una vaca. 
Vamos a la receta. Pero antes quiero deciros que para la masa he hecho un mix de asesoramiento entre Els fogons de la bordeta y Manu Catman, y quiero darles las gracias por tener unos blogs que me inspiran y enseñan tanto. 
Pizza Verde

Ingredientes  (salieron tres pero una de ellas bastante grande, podíamos haber hecho cuatro):
Para la base:
500 g de harina de fuerza
250 ml de agua
10 g de levadura fresca
25 g de aceite de oliva
10 g de sal

Para la salsa de tomate:
2 kg de tomates (No lo usé todo en la pizza, pero ya que me ponía he aprovechado para tenerlo almacenado)
Sal
3 cucharadas soperas de azúcar
Orégano
Para la pizza (Pongo para una, la mía, los peques la comieron de otras cositas menos verdes…Suerte que sobró y la cenamos ayer los tres. Ya les dije que no les haría ningún mal que fuese verde. Les encantó. Disculpad que madree, pero es lo mío)
2 calabacines
1 bola de mozzarella de búfala
25 g de rúcula
25 g de piñones
Un poco de miel
Un poco de agua
Sal en escamas
Preparación:
La base de pizza
Precalentamos el horno a 50ºC. Deshacemos la levadura en un poquito de agua y lo reservamos. En un bol mezclamos la harina con el contenido del vaso. Vamos incorporando poco a poco el resto del agua. Finalmente le ponemos la sal y el aceite. Lo mezclamos todo bien, lo sacamos del bol y lo amasamos durante unos cinco minutos. Hacemos una bola y la ponemos en el bol y lo metemos en el horno. De esta manera levará más rápidamente. Yo lo dejé una hora y media, prácticamente dobló el volumen.
Salsa de tomate
Escaldamos los tomates para poder pelarlos mejor. Una vez pelados los cortamos a cuartos y los trituramos. Ponemos aceite de oliva en una olla y echamos el tomate triturado. Salamos al gusto, ponemos el azúcar y el orégano y lo dejamos a fuego lento durante al menos una hora y media.
Pizza
Pasamos ya  a dividir la masa en tantas bolas como pizzas vayamos a preparar. Amasamos ligeramente la bola y la estiramos. Intenté utilizar “la técnica del pizzero”, que cogen la pizza le dan vueltas sobre su puño, pero fue un fracaso así que tuve que sacar el rodillo.
Una vez hemos conseguido la forma deseada y el grosor, ponemos tres cucharadas de tomate y lo extendemos con la cuchara. Cortamos la bola de queso en lonchas finas y cubrimos la base de la pizza. A continuación ponemos las rodajas finas de calabacín cubriendo toda la base. Yo lo puse con piel. Espolvoreamos los piñones por encima. Ponemos un chorreón de aceite y lo pasamos al horno a 170ºC.
Cuando le falte a la pizza unos 15 minutos diluimos un poquito de miel con agua y pintamos la pizza. Le ponemos la sal en escamas y lo devolvemos al horno. La mía estuvo al horno unos 35 minutos aproximadamente.  Cuando esté lista, antes de servir le ponemos la rúcula por encima.

 Y a disfrutar!!!!