Migas de carrilleras con crema de coliflor y cebolla confitada

Ya están los peques en el cole!!! Han entrado con una cara de ilusión y unas ganas que me han dado ganas de quedarme allí con ellos a disfrutar. Ojalá les dure mucho tiempo esa ilusión.

La receta que traigo hoy la hice antes de las vacaciones. Nos gustó muchísimo, incluso a mi marido que no es muy amigo de este tipo de carnes. Por ese motivo, para disfrazarla un poco, hice migas de las carrilleras y fue un acierto.

Migas de carrilleras con crema de coliflor y cebolla confitada


Ingredientes para cuatro personas:

6 carrilleras deshuesadas de cerdo
2 zanahorias
3 cebollas grandes
1 coliflor
Vino tinto Rioja
Leche
1/2 l de caldo de verduras
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Las carrilleras:
Cortamos muy pequeñita la mitad de una de las cebollas y ponemos a freír en una olla con un poco de aceite. Añadimos la zanahoria cortada en rodajas. Ponemos también las carrilleras. Salamos y dejamos que se sofrían las verduras y las carrilleras y cuando empiecen a coger color le ponemos una copa de vino. Dejamos que evapore el alcohol y finalmente le ponemos el caldo de verduras hasta cubrir las carrilleras.
Lo dejaremos a fuego lento durante al menos un par de horas, si es necesario le añadiremos caldo para que no se quede seco el guiso.

La crema de coliflor:
Limpiamos la coliflor y cortamos en trozos no demasiado grandes. Ponemos a cocer en una olla con abundante agua. Cuando esté blanda la escurrimos. Guardamos parte del agua y trituramos la coliflor. Salamos, le ponemos un chorrito de leche y un par de nueces de mantequilla. Lo mezclamos todo. Si queda demasiado espeso le podemos añadir un poco de agua de su cocción y reservamos.

La cebolla confitada:
Cortamos en rodajas finas las dos cebollas y media que tenemos. Si tenemos mandolina, pues muchísimo mejor!
La sofreímos a fuego lento en una sartén con aceite abundante (como un dedo). El truqui esta en hacerla muy poquito a poquito y vigilándola todo el rato. Poco a poco irá cogiendo color.
Cuando esté bastante doradita le podemos añadir un poquito de agua para recoger los jugos que quedan adheridos a la sartén. Cuando la tengamos lista la reservamos.

Una vez lo tenemos todo cocinado y templadas las carrilleras las desmenuzamos y retiramos cualquier nervio que encontremos.

Para servir el plato en primer lugar tendremos que calentar las distintas partes. Finalmente emplatamos con la crema de coliflor en el fondo de nuestro plato. Cogemos un molde de aluminio lo ponemos en el centro del plato. Ponemos la cebolla confitada y encima las migas de carrillera.
Salsearemos con la salsita de las carrilleras y por fin… Al ataque!!!!!




Gazpacho de yogur con pepinos

Este mes de julio los chicos de Memòries d’una cuinera nos han propuesto hacer gazpachos y salmorejos.
Como sabéis yo ando por Menorca, espero que pasándolo estupendamente y tanto este gazpachito como la entrada la hice antes de salir. No quería faltar a una cita tan importante como esta.

He de decir que yo no he comido o mejor dicho bebido gazpachos hasta este año. Todo lo que llevan me gustaba y me gusta, pero no se, creo que es el ajo, que también me gusta, pero en el gazpacho, no. Bueno, en realidad los “daños colaterales” posteriores.
En fin que no comía gazpacho. Y un día me dije: Te estás perdiendo un plato estupendo sólo por un ingrediente. Y si lo anulamos y disfrutas del resto… Y así lo hice y ahora tanto a los peques como a nosotros nos encanta.

He visto recetas maravillosas de gazpacho de cerezas, sandía, de ricos, de pobres, de almendras, al estilo de Dueñas, zanahoria, apio,  de huevas, caviar, extremeño, la estrella este verano en casa: Gazpacho de remolacha. Y esta vez me decidí por uno un tanto especial. No es rojo, ya que no lleva tomate. Pero es súper refrescante y completo.

Gazpacho de yogur con pepinos


Ingredientes para seis personas:
1 kg de pepinos
3 yogures griegos naturales sin azucarar
Unas hojas de menta
Aceite de oliva virgen
Vinagre
Sal

Preparación:
Pelamos los pepinos y cortamos en trozos. En el vaso de la batidora ponemos el pepino, unas hojas de menta y los yogures. Lo trituramos todo. Añadimos un buen chorro de aceite, vinagre y la sal. Volvemos a batirlo todo para que quede bien mezclado. Podríamos pasarlo por el chino pero me quedó muy fino y no lo vi necesario.

Lo servimos muy frío con decorando con unas hojas de menta y cebollino.

Ensalada de algas y piña

Hace ya más de un mes fui a “El Corte Inglés” para comprar el curry Tikka Masala. Dando una vueltecilla por el super, que me encanta, encontré un stand todo lleno de algas de diferentes tipos. 
Compré de dos tipos diferentes “Espaguetis de Mar” y “Musgo de Irlanda”. Las primeras en el dorso del paquete nos recomiendan hacerlas cocinadas, mientras que las segundas se pueden comer cocinadas pero también en ensalada. 
Como yo tenía pendiente hacer  “La recepta del 15” pensé en utilizar las algas. Siempre digo que estos retos me sirven para conocer cosas nuevas. Lástima que en esta ocasión el resultado no ha sido el que esperaba. 
Para empezar, al hervirlas, tras hidratarlas en agua salada cinco minutos, el olor es intensísimo. A nosotros nos ha parecido casi desagradable. Ahora tenemos toda la casa llena de inciensos encendidos. 
La textura, un poco “mocosa” me ha dado un poquín de repelús y por último el sabor, que tampoco nos ha gustado nada. 
No todo podía gustarnos en este blog, no??
No creáis que no me he dado cuenta que ya no es día 15, pero ayer la cosa se complicó y más vale tarde que nunca. Y espero que no les importe a Marina, Sandra y Xavi de “La recepta del 15”. Aquí teniu, macos la meva aportació. 
Ensalada de algas y piña  

Ingredientes para dos personas:
Un par de manojitos de algas (Musgo de Irlanda) 
4 rodajas de piña en almíbar
6 tomatitos cherrys de tres colores
Para la vinagreta:
Aceite de oliva
Crema de vinagre balsámico a las fresas
Nueces
Sal
Preparación:
Lo primero es hidratar las algas en agua con sal durante cinco minutos. Después se tienen que hervir durante una media hora. Pasado este tiempo las escurrimos y enfriamos. 
Ponemos en nuestras copas o platos las algas, piña y tomatitos. 
En un bol emulsionamos el aceite con la crema y por último añadimos las nueces. Lo vertemos sobre la ensalada ligeramente salada. 
Para el que le gusten las algas debe de estar buena, no?

Gazpacho de remolacha

Por fin a salido el sol!!!!!! Yupi, yupi!! Tampoco ha sido una cosa espectacular, pero bueno algún rayito nos ha tocado. Tanto ha llovido las semanas pasadas que se me van a pudrir las plantas!!! 
Ya hacía tiempo que había visto la receta de hoy pero con el tiempo tan gris que hemos tenido no apetecía, pero ha sido lucir el solete y me he puesto a la faena. 

Este gazpacho ha sido un maravilloso descubrimiento ya que los niños me han pedido que haya una botella en la nevera con él para poder ir bebiendo ya que les ha encantado. Sinceramente he de deciros que sólo hice la copa de la foto. El papi no estaba y pensé que a ellos no les gustaría. Menos mal que saqué unas cañitas y nos pusimos los tres a beber de ellas y entre que les hizo gracia la “guarradilla” y que estaba riquísimo… me los he llevado al huerto. 
Gazpacho de remolacha

Ingredientes para una copa:
2 remolachas hervidas
1 tomatazo de al menos 200 g
1 cebolleta
1 pepino
Aceite de oliva 
Vinagre 
Sal fina y sal en escamas
Un par de cucharadas de queso fresco 
Lógicamente la receta original lleva ajo pero, lo siento por los puristas, a mí en el gazpacho no me gusta.
Preparación:
Ponemos en el vaso de la batidora todas las verduras limpias y cortadas y batimos hasta que quede bien pasado. Le añadimos un buen chorro de aceite, el vinagre y la sal al gusto. Batimos para emulsionar con el aceite. Lo tamizamos. Dependiendo de la textura que os guste añadiremos agua o no. A mí me gusta espesito y lo dejé tal cual. Lo ponemos a enfriar.
Justo antes de servir le ponemos un chorrito de aceite de oliva, unas escamas de sal y por último un par de cucharaditas de queso fresco cremoso. 

Espero que os guste!!

Fuente: Especial Cocina ¡Hola! (Adaptada)